Un día de furia (Falling Down) Joel Schumacher, 1993.

Por: Mauricio Vargas


Haciendo zapping me topé con esta cinta que días atrás tenía planeado ver y se me había olvidado. Por fortuna la encontré nuevamente y es una de las películas más interesantes que he visto, que sin mayores pretensiones, nos pone en los zapatos del atormentado protagonista.

Un día de furia (Falling Down) es una aventura violenta a través de la jungla de cemento, la travesía urbana de un hombre común y corriente, que ha decidido visitar a su familia el día en que su pequeña hija cumple años. Es una decisión que ha tomado irreversiblemente, violando la orden de restricción que le ha sido impuesta. El pitido incesante de los carros en una congestión, el calor dentro del auto y el molesto aleteo de una mosca, será el detonante de la aventura de Bill Foster.

Atormentado por el deseo de regresar a su hogar, el rechazo de su esposa y desesperado por la hostilidad de la ciudad en la que habita, emprende la marcha, enfrentándose con todos los factores enervantes que la modernidad ofrece día a día: los abusos, el egoísmo, la indiferencia y la violencia. Bill es la propia imagen de cada uno de nosotros en el momento preciso en que hemos llegado a pensar en destruir y maldecir todo lo que nos rodea cuando la ciudad en la que estamos obligados a vivir y las personas con las que tenemos que lidiar día a día nos ponen al borde de la histeria.

Un día de furia es una pequeña muestra del lado salvaje del ciudadano común que se ve sometido a la tensión y la frustración que ocasiona la urbe. Nos sumerge en una atmósfera sofocante en medio del ruido y el calor que azota a la ciudad, poniéndonos del lado de Bill, el antihéroe, y haciéndonos disfrutar con morbosa satisfacción cada vez que decide hacerse cargo violentamente de aquello que lo hace irritar hasta incluso preguntarnos con qué clase de obstáculo se encontrará más adelante y de qué manera acabará con él. Y aunque la travesía se torna sumamente entretenida, con todo el caos que ocasiona, no dejaremos de preguntarnos: ¿Es él un mal tipo?


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: