BA-LADILLA DE LA

SOBRIEDAD INEVITABLE

(Drésque Vasané)*

De trago en trago me cargo,

   me quedo parado;

ni tirado me tiro ni caído me caigo;

ni vomito ni me cago…

Ni estoy tanto ni me hago,

   porque, ya me hice yo;

más “yo” y menos “eso”;

menos tieso y más tarado.

De trago en trago me encargo,

   voy y me-vengo atontado;

siempre un tonto, sólo por hoy un tarado.

Nunca tan sobrio, pero, tampoco borracho…

 

   EN EL ESTANQUE**

     Sonetto Caudato…

No advengo en cosa -o en nada- con el devenir de los tiempos

porque detuve en mis entrañas las ruedas de la existencia.

Esta boca ya no exhala ningún aliento y mis deseos son sólo abstinencia.

Estos dedos -flacos como fideos- ya no soltarán la arena de los contratiempos

menores, que son la vida misma. Ya nada deberá acurrucarse

a mis flancos; ningún rigor pensará mis nuevos impedimentos;

el credo que me eligieron nunca más tendrá que santiguarse

para reemplazar mi transparencia ritual con tan precarios rudimentos.

Ya no me llaman las voces del Erebo ni me cortan el paso los vientos

indignados; la maquinaria de los contrapesos no sopesa más mis pasos;

no advengo en cosa viviente –ni muerta- con el plañir de los eventos

porque la arena del suelo no abre sus empates para que libre transite.

Los animales no claman ya por mi muerte, pues las enfermedades que transmiten

no me duelen en absoluto. El tic-tac inclemente ya nunca me dará más ocasos.

(ENVÍO)

Ya no necesito abogados carroñeros que delante de grandes jueces tramiten

mis culpas in illo tempore. Dueño de las desgracias estáticas, los muros insisten

en asimilarme, por eso apreté las arenas. No evité el fin, sólo retuve mis actos escasos.

 

 

*Colombia.

Semiólogo y hermeneuta

**Secuencia inédita titulada:

Sonetos de la carne y el tiempo

justiciaramera@hotmail.com

***Imagen:

Autorretrato de Allegra Miller

ALCOHOL.

Categorías: Voz y verbo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: