Construyendo globos:
La imaginación de Verne y el ideal
de la ciencia en el siglo XIX

José Luis Torres*

 

“Todo lo que yo invento, todo lo que yo imagino, quedará siempre
más acá de la verdad, porque llegará un momento en que
las creaciones de la ciencia superarán a las de la imaginación”.

(Jules Verne)

 

——–Esta frase pronunciada por Jules Verne deja ver claramente que él tenía una fe absoluta en la capacidad de imaginación y de inventiva que tiene la especie humana, pero, a su vez, Verne lanzó con esas palabras un reto a la humanidad que consistía en ver más allá de lo que sus ojos tenían en frente, en lograr construir mundos que en el siglo XIX apenas empezaban a ser esbozados. Además, lo dicho por Verne es fiel prueba de la esperanza que él depositaba en la ciencia, la cual, para bien o para mal, terminaría por delinear al hombre del siglo XX y daría surgimiento a un conjunto de sueños que esperan ser cumplidos en nuestro tiempo.

——–El escrito que se presenta a continuación tiene como intención demostrar que la obra de Jules Verne logró un grado de verosimilitud increíble, debido a que el autor tuvo la capacidad de imaginar una serie de elementos y espacios que estaban más allá de lo posible para la ciencia de aquel tiempo, y destacar la facultad tan precisa de Verne de observar la sociedad y el tiempo en el que vivió, puesto que logró que por medio de su trabajo se proyectara lo que produciría la humanidad y la ciencia un siglo después de su muerte. Para este fin se utilizará la obra Cinco semanas en globo como eje de estudio, dicho libro lanzó al autor como un éxito editorial, el cual no había tenido con las distintas obras teatrales y novelas cortas escritas hasta 1862 (año en el que se publicó dicho texto). Así mismo, esta obra permitirá demostrar cómo el ejercicio creador de Verne se dirigía hacia la creación de novelas sobre viajes extraordinarios (lo que le depararía un contrato con un poderoso editor, que le concedió un bienestar económico durante más de 20 años).

——–El libro Cinco semanas en globo narra las distintas aventuras que afrontan el profesor Samuel Fergusson —véase cómo varios de los personajes principales de la obra verniana son profesores con múltiples conocimientos—, su amigo Dick Kennedy y su ayudante Joe en su intento por atravesar el continente africano, usando como medio de transporte un globo llamado El Victoria. Este recorrido rompe con el orden general que tenían las travesías que realizaba el ser humano en el siglo XIX, ya que, en primer lugar, el uso de un globo aerostático para recorrer grandes distancias no era nada común para la época, debido a los riesgos y límites que se presentaban en los viajes realizados por este medio; al mismo tiempo, el destino del viaje relatado por Verne era asombroso para la época en que escribió la novela, pues se dirigían hacia la fuente del río Nilo, sitio que para el momento se desconocía totalmente y había sido inaccesible para el hombre blanco.

——–Lo anterior demuestra que la obra de Jules Verne expresa una fe total en los descubrimientos y en los avances que realizó la ciencia a lo largo del siglo XIX, esto se refleja en las constantes alusiones futuristas alrededor de lo que el hombre podrá alcanzar, por medio de los múltiples alcances de la ciencia; otro ejemplo de esto sería que en la novela en cuestión se presenta la constante aparición de la idea de que gracias a la ciencia los recursos existentes en África podrían ser obtenidos y utilizados por el hombre a través de los instrumentos desarrollados por los científicos. Precisamente esta fe ciega que pone Verne en la ciencia lo diferenciaría de los escritores de ciencia ficción nacidos en el siglo XX—entre ellos H. G. Wells, Ray Bradbury y George Orwell—, quienes vieron en este género una posibilidad de construir una crítica social, filosófica y científica a los postulados que fueron desarrollados a lo largo del siglo XIX, en relación con la capacidad que tenía la ciencia de lograr un desarrollo lineal en la calidad de vida del ser humano.

——–De igual manera, es importante ver cómo Cinco semanas en globo está permeado, a lo largo de la narración, de una concepción de ciencia que construye el autor a partir de un deseo absoluto por parte del hombre por dominar la naturaleza de los más recónditos lugares del mundo, mezclada, a su vez, con una imaginación exaltada que ve en el dominio de las matemáticas y la física la posibilidad de crear artefactos y mecanismos que son apenas concebibles en la imaginación colectiva del siglo XIX. Así mismo, la obra de Verne se liga a un conjunto de valores que hacen a sus personajes arquetipos de aquello que sería la ciencia ficción; entre las cualidades destacadas de los personajes vernianos están la intrepidez, inventiva, valentía, astucia, imaginación, etc.

——–Ahora bien, es pertinente en este punto explorar por qué desde esta novela y, en especial, por qué este autor tuvo tanto éxito con este tipo de historias en ese siglo. Si se revisa la biografía de Jules Verne, la cual no está llena de aventuras y avatares políticos como los que tuvieron otros escritores franceses del siglo XIX, es de resaltar que la vida de este autor es un ejemplo claro de un fenómeno social y cultural que estaba surgiendo en el continente europeo en aquel entonces, y que es estudiado por pensadores como Christophe Charle y Roger Chartier: la profesionalización del escritor. Sin duda, Europa fue el escenario durante ese periodo de una lucha por parte de muchos escritores para lograr que su oficio fuera desligado de los intereses políticos y pero a su vez, y de forma paradójica, se buscaba que los Estados reconocieran la actividad del escritor como una profesión que fuera protegida por un conjunto de normas y leyes.

——–La actividad literaria de Verne es un claro ejemplo de lo acontecido en el siglo XIX, ya que sus obras se vieron mediadas, en gran parte, por un interés editorial que estaba atento a alimentar a un público ansioso por la lectura de novelas y escritos que tuvieran relación con la ciencia. La fascinación por la ciencia nace en gran medida por las múltiples posibilidades que se desarrollaban a partir de esta como camino que debía seguir el hombre para lograr la felicidad, tanto individual como social. Entre aquellos textos preferidos por el público estaban los que se relacionan con los viajes, que trataran sobre aventuras en sitios que no se conocían del todo o que se relacionaban con travesías que mostraran elementos maravillosos. Esta ansia por leer textos sobre viajes por parte de la población europea puede ser rastreada hasta tiempos remotos, ejemplo de ello sería la forma en que durante la Edad Media obras como Los viajes de Marco Polo, (1300) y Los viajes de Juan de Mandeville, (siglo XIV) fueron leídas de forma masiva por muchos sujetos.

——–Su libro Cinco semanas en globo iba dirigido a una línea que la ciencia ficción desarrollaría de forma constante a lo largo del tiempo: la realización de viajes a sitios muy recónditos con posibilidades de vida escasa. Si bien este libro narra un viaje a lo largo de un continente del que ya se tenía bastante información, Verne construye una historia que liga al continente africano con las dificultades que se le presentaban al hombre (europeo) de habitar dicho territorio, además de las dificultad que se tenía para transportarse a través de dichas tierras indómitas. No obstante, el libro narra una travesía de un espacio relativamente conocido, se deja entrever en la lectura cómo el proyecto de Verne se vería ligado a la construcción de un conjunto de relatos que hacían posible, para el hombre, la conquista tanto de un mundo como de un universo que estaban siendo estudiados a partir de una perspectiva científica. Por esta razón pudo captar al público lector de la época. Otras novelas de Verne que constatan esa nueva forma de entender la Tierra y el cosmos son De la Tierra a la Luna, Viaje al centro de la Tierra y Alrededor de la Luna.

——–Es importante destacar cómo en la novela Cinco semanas en globo lo que se presenta como novedoso, no es precisamente que el hombre pueda viajar por los aires a través de un globo, sino que el profesor Fergusson pudo desarrollar un mecanismo que hacía posible que el globo bajara y subiera a voluntad de él. Esto permite observar que dentro de la ciencia ficción hay un aspecto que deja lo novedoso no solamente a los grandes inventos, sino que este género abarca también un amplio interés por la resolución de problemas mecánicos que para la época de Verne impedían realizar grandes proyectos.

——–Las distintas hazañas de los personajes de esta historia están relacionadas con constantes persecuciones por parte de los africanos hacia El Victoria. Este factor recurrente en la obra refleja un imaginario que se construyó en la época de Verne: los alcances de las ciencias solo estaban a la mano para los europeos. En el libro se hacen constantes alusiones a que los africanos no pueden entender lo que es El Victoria en realidad, y lo confunden con un dios o con la luna; precisamente durante el siglo XIX se desarrolla un conjunto de ideas que se conocerían como determinismo geográfico, el cual, en palabras llanas, postula que las capacidades intelectuales, emocionales y morales de los hombres están determinadas por el lugar en donde haya nacido cada hombre. Esta idea, sin duda, tuvo que haber sido asimilada por parte de Verne, ya que en el momento en que él escribía esta novela, Europa estaba sumergida en una discusión desarrollada por individuos como Friedrich Ratzel y Herbert Spencer, donde se establecía que las oportunidades de desarrollo y expansión de las naciones están determinadas por la geografía y el clima.

——–Al final de todos los avatares que deben afrontar los personajes, estos logran llegar a la costa occidental de África y son transportados por una embarcación francesa hacia un lugar seguro, en el cual serán elogiados por los marineros franceses y más adelante se dirigirán a Londres donde los héroes de esta historia recibirán todos los reconocimientos. La conclusión de la novela deja ver que aquellos hombres que puedan desafiar a la naturaleza y lograr el dominio de esta por medio de la experimentación científica son el modelo social que busca ser instaurado por parte de un sector de la sociedad europea, el cual debe ser tomado por parte de los hombres si se quiere lograr que la humanidad logre el ideal del progreso.

——–Para concluir, se puede decir que Cinco semanas en un globo, más allá de todo lo que muestra alrededor del ideal que se desarrolla en la ciencia del siglo XIX, es un reflejo de la pureza del alma de Verne, porque la obra refleja el deseo de un hombre quien, por medio de sus novelas, mostró que, si bien la ciencia era esencial para lograr el bien en general, los valores que refleja en personajes como Samuel Fergusson, Dick Kennedy y Joe eran necesarios para lograr no solo un desarrollo material sino también un crecimiento espiritual y social. En efecto, Verne escribió algo más que solo ciencia ficción, dado que sus obras son la representación de la amistad y el valor como ideales que deberían estar por encima de cualquier cosa, incluso de aquellos proyectos hechos a partir de tornillos y formulas.


*(Bogotá, Colombia)
Estudiante de historia de la Universidad Autónoma de Colombia.
joseluist996@gmail.com


1 comentario

Esperanza Torres · 7 octubre, 2018 a las 8:02 pm

que bien

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: