Juegos de niños 
Nicolás Fernando Valdivieso Duque*



——–
Sin saber lo que hacía o cómo lo hacía, desabotoné su pantalón de jean, lo que residía allí tenía vida propia, bajé con muchísimo cuidado el cierre como si contara uno a uno los pines que componen a la cremallera, su voz me afanaba, pero yo me tomaba mi tiempo, si me iba rápido mi corazón podría salir por mi boca y eso no era lo que tenía pensado. El pantalón lo deje caer a sus tobillos y en su ropa interior ya se marcaba él, palpitaba, se movía como si me llamara. Él me dijo que lo introdujera en mi boca, no le hice caso (siempre he hecho lo que se me da la gana, eso dice mamá) lo toqué con delicadeza en el interior, como a un jarrón de alguna olvidada dinastía china, para que no se me escurriera por las manos. Él me decía: «más fuerte». Bajé su ropa interior y lo vi, lo tuve de frente porque estaba de rodillas, era una orquídea que recién abría sus pétalos, luego era una flor que pedía ser polinizada, me llevé todo su polen, luego, era una flor de la que yo podía beber de su exquisito néctar dulce como la miel. Fui su colibrí, me propuse que todos los días asistiría a esa flor en las tardes, continuamente después del colegio.


——–Ese era nuestro juego después de hacer los deberes, era tan solo uno de innumerables que teníamos, aunque Felipe decía qué hacer y cómo hacer. Lo que más disfruté fue la ropa de su hermana, le encantaba que me pusiera sus faldas o vestidos y alguna que otra peluca del salón de su mamá. Según él, éramos esposos. A mí me agradaba, pues yo podía elegir nombres como: Esther, Martha o Judith; él siempre elegía llamarse Camilo —o don Camilo, como le decía yo—. Me resultaba eventualmente curioso, quería ver qué había debajo de mi vestido, su mano siempre tan sigilosa como un búho, él sabía dónde tocar. El horno estaba tan caliente, perfecto para unos pastelillos, él precalentaba el horno introduciendo su mano bajo mi falda, porque esos pastelillos siempre fueron sus favoritos.




*(Riofrío, Colombia)

Estudiante de IX semestre de Licenciatura en Literatura
de la Universidad del Valle.

 nicovaldi2008@gmail.com

Categorías: Voz y verbo

0 commentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: