Venus en las pieles 
Samuel Antonio Zapata Aranguren*



Autor: Leopold Von Sacher-Masoch Von Lemberg.

Fecha de publicación: 1870.
País: Austria.
Editorial: Sylvan Press inc.
Páginas: 140.



——–
La trama escrita por Sacher-Masoch desarrolla el masoquismo en su máxima expresión, debido a que el maltrato, además de físico, es psicológico. Eje que permite entender el actuar del personaje principal, quien expresa a través de estas prácticas su visión sobre el erotismo y el objeto del deseo. Intriga y suspenso, son las sensaciones en las que Masoch mantiene al lector durante toda la narración.


——–«El dolor posee para mí un encanto raro, y que nada enciende más mi pasión que la tiranía, la crueldad y, sobre todo, la infidelidad de una mujer hermosa»
. (Masoch, pág. 28). Estas palabras son mencionadas por Severin Von Kusiemski a su querida Wanda Von Dunajew, denominada por él —gracias a uno de sus sueños idílicos y experiencias de su infancia— como la “Venus de las pieles”, una mujer que lo somete vestida de cuero supliendo las fantasías de él. El amor que Severin siente por ella y su deseo tan colérico de ser dominado por una mujer como Wanda hacen que se convierta en su esclavo. ¿Así de excitante puede llegar a ser la sumisión?


——–A lo largo de la narración, la sed por ser subyugado bajo los pies de aquella Venus es el deseo más apetecido que encarna Severin; sus apetitos llegan a tal punto que está dispuesto a ser un mero objeto para su amada Wanda, la cual, al principio, se rehúsa rotundamente a cometer tales atropellos a la integridad de su amado, pero luego, con un ansia que surge del simple golpe del látigo en la piel, decide adentrarse a ese mundo lleno de tortura, sangre, pieles y botas de cuero, que devela ante nuestros ojos la lujuria y la pretensión del amar, aun cuando se vulnera la virtud y la esencia misma del ser humano.


——–Pero todo al parecer se torna en contra del pobre Severin, el cual nos deja estas palabras al terminar el libro: «
La naturaleza la ha creado y como el hombre en la actualidad la trata, la mujer es enemiga del hombre, pudiendo ser su esclava o su déspota, pero jamás compañera» (Masoch, pág. 140), esto se puede observar conforme se va desarrollando la historia, que torna todo en una vorágine de emociones y sentimientos dentro de la mente del pobre, débil y a veces fuerte protagonista.


——–Lector, adéntrate y observa la muerte de Sansón por su amada Dalila como lo hace Severin cada vez que es subyugado por el trato cruel de su amada y arrópate entre las pieles que matizan la sangre lánguida de la carne, con la sonrisa llena de placer y crueldad de aquella mujer que lanza látigos de indiferencia.




*(Bogotá, Colombia)

Hace parte del área de Creación de Sinestesia.


0 commentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: