Percepción indómita
Stefanny Gutiérrez



——–Todos tenemos razones diferentes que nos han conducido a Sinestesia. Algunos vinimos para poner en práctica y perfeccionar habilidades adquiridas; otros, para explorar su creatividad en escenarios diferentes a sus obligaciones; y los demás, ¿por qué no?, para estrellarse de frente con lo que es conformar una revista y trabajar en equipo. Pero todos tenemos en común que estamos aquí por la pulsión de escribir, de destilar en líneas lo que sentimos y lo que nos duele de existir; impulsados por una necesidad de aprender sobre literatura y arte en general y, sobre todo, por encontrar un espacio en el que nuestras voces se escuchen y resuenen más allá de un salón de clases.


——–La Revista Sinestesia se gestó en las aulas de la Universidad Autónoma de Colombia. El proyecto surgió como una forma de poner en práctica lo aprendido en el programa de Estudios Literarios. El ambiente universitario ofreció las bases para que los estudiantes publicaran y editaran sus primeros textos; sin embargo, en un afán por evitar la asfixia del mundo académico, y a través de un proceso nada fácil, nos separamos del claustro universitario hace un año. Posteriormente, a finales del 2017 abrimos nuestras puertas a colaboradores externos: participantes de otras universidades, de otras ciudades y países, profesionales y aficionados, son ellos quienes nos han permitido ampliar nuestra visión.


——–Nos gustaría decir que el nombre de la revista es producto de una evaluación concienzuda del concepto, o que está basado en un hito literario, o que proviene de aquel poema o aquella novela de un escritor conocido. Pero, simplemente, Sinestesia fue llamada así por la capacidad que buscamos para sentir de diferentes maneras. El concepto de la sinestesia nos enamoró por completo. ¿Qué otra condición sino la sinestesia puede nutrir una mente creativa como la de nosotros? ¿De qué otra manera sino a través de la sinestesia podemos percibir el mundo en todas las tonalidades que lo componen?


——–Sin duda, cada quien percibe distintos matices desde sus sentidos. Pero creemos que esta forma usual de percepción es solo una mínima parte del universo de sensaciones posibles que se pueden obtener a través de la sinestesia. Esta capacidad nos permite sentir los estímulos a través de mecanismos diferentes a los tradicionales; nutre nuestro sentir desde dimensiones múltiples. Así comprendemos mejor una parte de nosotros y de la realidad. Percibir visualmente un olor, saborear una textura, acariciar un color; esa montaña rusa de sensaciones es lo que buscamos a través, no solo de la literatura, sino del arte.


——–En la red comienzan a pulular los medios independientes culturales y literarios. Indudablemente, hay más que espacio suficiente para todos aquellos que surjan con la intención de mover y conmover a sus públicos; Sinestesia no es la excepción. Claro que buscamos acercar a nuestros lectores al arte literario, pero no somos una revista en la cual se encuentre la agenda cultural vigente. Y esto, creemos, es algo refrescante en un escenario donde las revistas independientes se están enfocando en intentar ser culturales imitando a los grandes y tradicionales medios. Sinestesia se lee para disfrutar de experiencias más que para enterarse de la programación cultural del momento.


——–No buscamos implantar nociones de una realidad artificial; nuestra propuesta va más allá de la generalización y la imposición de una ideología. Permitimos a cada artista retratar su noción de la realidad desde sus propias carnes y estamos abiertos a todo tipo de público. Los experimentadores de Sinestesia no solamente son personas con tintes literarios y un bagaje académico, sino también aquellos que quieran percibir sensaciones diferentes, que tengan una idea y la intención de desarrollarla junto a nosotros a través de la palabra, del sonido y de la imagen.


——–Nuestro objetivo no es solo hacernos notar y que nos conozcan como una publicación literaria, sino decir algo y decirlo bien; decirlo por una razón más importante que el afán de sobresalir: la necesidad de expresarnos a través de los sentidos de una forma tan visceral como sea posible.


——–El camino ha sido encantador, se han logrado muchas cosas y son muchas más las que quedan por hacer. El poder llegar a más personas es un desafío constante, sin mencionar el mantenernos vigentes en un ámbito que está en constante movimiento. Se hace necesario encontrar nuevas voces, más perspectivas, más sensaciones y difundirlas. Lo económico ha sido y seguirá siendo un desafío para cualquier medio emergente e independiente, pero lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo porque creemos firmemente en la autogestión y en sostenernos de forma autónoma. La libertad de publicar contenidos orgánicos, que sean coherentes con nuestra visión de mudo y que nos permitan encontrar nuestra voz e identidad, es la clave de todo lo que hacemos.


——–Hoy cumplimos cuatro años de Sinestesia y estamos a punto de sobrepasar nuestro umbral de experimentación desde todas nuestras perspectivas. Desde el interior estamos llenos de contrastes y hemos aprendido a ver estas contradicciones como una fuente más de energía que como una debilidad. La belleza de la sinestesia se encuentra en la multiplicidad de formas, colores, sabores, texturas y olores; también en sus puntos de contacto, en sus conexiones. Estamos en cada uno de nosotros. Somos los lacónicos que sorprenden cuando estallan en una obra de teatro; las mujeres que hablan fuerte y cuya voz puede ser oscura y cálida; los que hablan en tonos de grises, pero huelen el susurro de la intuición; en quienes tienen la valentía de destilarse en todo lo que hacen, aun cuando saben que eso los puede destruir; estamos en quienes mueren un poco con cada amanecer y despiertan llenos de anhelos al anochecer. Somos ustedes, nuestros lectores; estamos en quienes sienten Sinestesia.


0 commentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: