fbpx

Adalid R. Rodríguez *

 

Yo escucho a las gotas caer
Interminable tintineo
En la nada que somos.
¿ Es cierto que somos un eterno conflicto?
La pregunta es un conflicto
Y la respuesta, el inquietante sentido de verdad,
Otro conflicto.
¿ Si no soy nada, si mis deseos son sueños que no se realizan?
¿Qué hago entonces?

El mundo es tan grande
Sus torres y las lucesitas artificiales, infinitas.
Y el pueblito que me habita
Silencioso y hermoso
Con su montaña oscura
Y su coro de grillos y perros guardianes.

¡ No quiero que el hastío consuma mi alma!
¡ No quiero que la oscuridad se coma mi corazón!

Estoy recordando como he buscado la luz
Debajo de las rocas, entre las hojas caídas,
En mis sueños
He buscado cada parte mía para zurcirla
Y no la termino de encontrar.
Voy acelerada tras los pasos impíos de una mujer ciega que nada en los arenales.

Mi memoria es como un gran océano seco repleto de cadáveres.

La noche no es completamente oscura, veo algo de mi trazo crepuscular.
El sonido que me acompaña es como el eco de alguna gran cascada pintada en el fondo de la selva
por que en la oscuridad todo es más honesto.

Actualmente soy una ventana empañada, el tiempo ya no existe y el futuro es ahora. Camino a través de cada palabra intentando apresarme
la forma más bella de estar encerrado.

Se han acabado las carreras,
cada cosa es un cúmulo de anhelos
la mente siempre va a la deriva.
Ahora la contemplación es la metodología,
la escucha una herramienta
y la acción una necesidad.

¿Qué ocurre en el fondo de este cráter de fuego y hielo?
Por que siempre nos alejamos,
mi cuerpo temeroso
y enclenque piensa en ser flor.

Siento estallidos, van a mil.
Nadie más los oye,
podrían estar en cubiertos en las nubes rojizas de la lluvia que nunca cesa.
Moribunda necesidad del pasado.
El inflamable mundo lleno de vertiginosas ambigüedades nos ha llenado de buenas historias, fantásticas leyendas de miedo y culpa
para mí lo único real es mi ojo y mi oído, mi mano y este esfero,
escribiendo lo que pasa en el fondo de este cuerpo vivo y fugaz.
Entonces,
quisiera mojarme hasta llorar
llorar tanto que el mar se mezcle en mis ojos
y ante mi partida sembrar un árbol.

Adalid R. Rodríguez
Peruana radicada en Colombia

Actriz, directora escénica y narradora oral. De nacionalidad peruana y radicada en Colombia, ha participado en diferentes montajes desde el 2007 en su ciudad natal Cusco y ha viajado junto a la narración oral por distintos países como Ecuador y Colombia. Su poema AIRE, ha sido seleccionada para una edición de una revista de jóvenes emergentes “RE- EXISTIENDO”-2019 en Bogotá y UMBRAL, poema elegido para la selección de 100 poetas mujeres de la editorial española Nueveditores. Tiene un colectivo llamado manos de tiza que se encarga de hacer escritura performática alrededor de la poesía de muchos autores en las calles de la ciudad de Bogotá. Es co-creadora de Tómate la palabra evento multidisciplinario que congrega a diferentes artistas emergentes de la ciudad de Bogotá con el objetivo de dar voz a los nuevos creadores alrededor de la poesía, música, artes escénicas entre otras disciplinas artísticas.

 

Imagen que acompaña el texto: As.Bomare, s/t, matriz para semioriginales, Colecttion Interforma, 150 x50 cm, promoción Galeria Interforma y Klub inter A…Z (KIAZ),
nuevo proyecto,desde 2020, contacto: as.bomare@wp.pl

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: