fbpx
Cabilaciones y designiosTrama y sinapsis

Entrevista a Miguel Fernando Valdivieso

Valdif: Mis trabajos son "una rara avis" que un día alguien rescatará

Alejandra Fernández (Palmira, 1987)

Entrevista al artista más conocido como Valdif. Sus obras han sido reconocidas por su técnica, donde la instalación, la pintura y la escultura se unen para crear una simbiosis.

 

Miguel F. Valdivieso nació en Granada, España en el año de 1952. Es un reconocido pintor, muralista, ceramista de formación autodidacta. Su firma Valdif es conocida en varios países del mundo.

Con esta entrevista trato de acercarme de una manera personal a su obra, en la que deja ver algunos momentos que marcaron su vida, algunos pensamientos y concepciones enigmáticas que poco se revela en el mundo del arte. Habla del ensueño y la fantasía no como representación, sino como el acontecimiento de la creación, como la producción automática y los mensajes del otro plano con el que se comunica desarrollan en él una obra con muchos matices y mensajes indescifrables.

Alejandra Fernández: Acerca de su trayectoria artística, encontré que su interés en el arte inició desde una temprana edad. A los 13 años usted dibujaba con excelente técnica, lo cual lo hizo merecedor de premios en su ciudad natal, pero usted decidió no inscribirse a una academia reconocida para perfeccionar su técnica. ¿En qué momento decidió rechazar la academia y cuáles ventajas o desventajas ha encontrado frente a este hecho?

Miguel F. Valdivieso: La economía de mi familia era muy precaria. A los 14 años yo tuve que abandonar la escuela para entrar en el mundo laboral. No había recursos para academias. Por otra parte, mi afán por aprender me hizo experimentar con diferentes materiales y técnicas. Tenía que experimentarlo todo, a la máxima velocidad posible. Finalmente acabé creando mis propios materiales para hacer texturas y relieves y expresarme a medio camino entre la pintura y la escultura, cosa que se ha mantenido a lo largo de mi trayectoria artística.

AF: En la década de los setenta usted viajó a Madrid para probar fortuna en el mundo del arte, pero muchas veces galerías de renombre le cerraron las puertas, aquellas que esperan artistas de trayectoria. ¿Cómo manejo usted la frustración en ese momento? ¿Usted cree que ha cambiado las dinámicas de las galerías y ferias de arte al momento de incluir a los artistas emergentes?

MV: En 1975 exponer en Madrid para un pintor emergente de provincias, era poco menos que imposible. Tras varios meses infructuosos en el intento, mientras además llevé durante 5 años una escayola en mi pierna izquierda, fruto de un accidente de tráfico.

Un buen día, en una comunicación “espiritual” se me dijo que cambiara mi estrategia. Que accediera a las grandes tiendas de muebles y decoración, en lugar de las galerías. En ese sector encontré un enorme nicho de mercado. Mis obras eran muy decorativas. Eran además originales por su técnica, y lo que hasta ese momento se vendía en ese sector eran simples reproducciones de obras clásicas, vendí más de 600 obras en Madrid en ese sector en varios años y realicé varios murales.

Pienso que las dificultades para acceder a grandes galerías y grupos de élite siguen siendo enormes. Solo ha cambiado en un sentido: con la crisis económica, las ventas de arte han caído drásticamente. Las galerías cada vez viven menos de las posibles ventas, y han centrado su negocio en cobrar al artista por el espacio expositivo y sus servicios. Esta situación, aparte de ser terrible para los artistas, conlleva además otra injusticia añadida: no se expone por patrones de calidad, sino que el acceso de tu obra sea difundida y mostrada, cada vez depende más de tu capacidad económica. Si eres rico expones donde quieras, valga lo que valga artísticamente tu trabajo. No hay referencias de calidad. Todo vale en un mundo mercantilizado a conveniencia de una industria artística, que valora las firmas a su conveniencia.

AF: Con una trayectoria construida durante 40 años, usted ha incursionado distintas vanguardias, diferentes materiales y técnicas. ¿Cómo fue que llegó la cerámica al pintor y por qué decidió volver la pintura en cerámica?

MV: Trabajé mis relieves utilizando diferentes tipos de polvo de mármol, etc. Los acabados los realizaba con pinturas acrílicas. Estas técnicas en frío me permitían una capacidad de producción amplia y sin necesidad de maquinaria, pero siempre tuve en mente que la cerámica sería mi meta. La nobleza del material, las posibilidades infinitas de relieves, y la inalterabilidad en el tiempo de los colores y pigmentos cocidos al fuego, la hacen la reina de todas las técnicas. Ciertamente el proceso que yo empleo es complejo para aliviar el peso, y la complejidad de matices en mis obras, junto a que los colores que se aplican no se pueden ver hasta salidos del horno, y la hacen una pintura “a ciegas”… hacen de mi técnica algo único. Por lo que yo sé, hasta ahora no existe competencia en el mundo a la técnica de mis obras, y algunas incluso mezclan fondos pintados convencionalmente en frío y relieves cerámicos al fuego.

AF: Tiene un excelente catálogo, entre los que se encuentran murales con una fuerte influencia andaluz; estos mosaicos geométricos construidos uno por uno en arcilla, y llevado al horno, y pintados con esmaltes que se revelan al calor del fuego, hace que cada pieza del mural sea única e irrepetible. ¿Cuál es la motivación detrás de cada mural y sí espera que los espectadores descifren la idea contenida en él?

MV: La influencia detrás de mis obras que denomino “de inspiración árabe” son evidentemente los bajorrelieves que esta cultura dejó en los diferentes monumentos y palacios de Al-Andalus antes del siglo XV. Los árabes no podían representar rostros ni figuras de Dios y se utilizaba la caligrafía y la geometría como manera de alabanza. A partir de ciertos elementos comunes, yo he desarrollado un gran puzle que además aporta novedades y nuevos desarrollos estructurales en geometría. Mis obras evocan inmediatamente la cultura árabe, y de hecho mis clientes de esos países las califican de “New Árabe” pese que estructuralmente son algo nuevo. Dentro de mis aportaciones, está que a diferencia de los relieves tradicionales donde los motivos se reiteran aleatoriamente, en mis cuadros siempre se da la simetría, y el motivo siempre converge en un punto central del que emana toda la construcción. De ahí que la frase que siempre repiten los árabes al contemplar mis obras sea “Alá es grande”; en ese punto central perciben el poder divino, y esto hace de mis obras algo diferente a todo lo anteriormente creado.

AF: Estos grandes murales en edificios importantes alrededor del mundo, son una simbiosis entre arquitectura, transiciones geométricas y efectos de colores que decoran importantes hoteles de la India, Jordania, Kuwait, Malasia, España, entre otros. ¿La influencia árabe en su obra viene de algún tipo de parentesco familiar con la cultura o sólo es una influencia de su entorno andaluz?

MV: Para quien nace y vive en Granada, la ciudad de la Alhambra, es imposible no quedar marcado por su arquitectura y la riqueza de la ornamentación y geometría árabe. Mi estudio en profundidad, que me llevó a mis aportaciones, se produjo sin embargo sobre al año 2000 y dio lugar a la creación de mi taller de cerámica. No tengo lazos de sangre con la cultura árabe, sino la influencia permanente de mi entorno y mi afán de estudio de su legado.

AF: La otra obra paralela en su carrera son los cuadros surrealistas, en la que trabaja la técnica de la cerámica para darle volumen, en ellas aparecen dioses, objetos biomorfos y ornamentaciones que construyen paisajes fantasiosos, están fuera de toda representación mimética de la naturaleza. Puede contarnos cómo llegan los ensueños a su obra.

MV: Mi inspiración viene de otros planos. A veces viendo por completo la obra antes de ser realizada, y en otras ocasiones siendo mi mano guiada directamente.

AF: Su obra está cargada de símbolos esotéricos que se perciben constantemente en cada serie, y como dicen los críticos, cada artista es producto de su contexto, de sus experiencias. ¿Existe algún tipo de ritual o prácticas místicas en su vida personal, o qué lo ha rodeado para influenciar su obra?

MV: Antes hablé de cierta “comunicación espiritual” que me ha sido clave en la toma de decisiones a lo largo de mi vida. Mis nuevas obras donde incursiono en el surrealismo, etc., obedecen a un giro en mi consciencia y percepción.

En 2012 se me ratifica de manera práctica, mi comunicación y mi inspiración venidos desde otros planos. Tras escribir en 2012 un ensayo autobiográfico sobre mi vida y mis obras, una vez terminado, pero aún sin editar, aparecen en mis facultades “mediúmnicas”. Primero de forma oral, y posteriormente se reconducen a la escritura “automática”, se me dictan mensajes y de hecho las entidades que yo canalizo se presentan diciéndome que ellos vienen a escribir el “último capítulo de mi libro”. Mi ensayo se publica con esta última aportación desde los planos astrales, y desde ese momento todas mis obras, en mayor o menor medida son inspiradas, reconducidas y ayudadas por mi comunicación permanente con esos otros planos de realidad. Una de mis obras cuyo título es Dometopovlos. En realidad es la plasmación de una comunicación de 3 folios, donde un soldado griego, cristiano en secreto en los tiempos de Nerón, me cuenta su vida, su muerte y el estado de confusión en el que se encuentra purgando por su falta de coherencia en su experiencia encarnada. El propio cuadro lleva incorporada una síntesis de esta comunicación, que hace entendible el propósito de esta obra.

Para mi sorpresa, leyendo posteriormente sobre André Breton y su manifiesto surrealista, me encuentro con que la “escritura automática” está detrás, en la pura esencia del nacimiento del movimiento surrealista. Mis obras son inspiradas por otros planos, mi intelecto interviene, y mi técnica interviene, pero a veces también percibo que no soy yo quien tiene que explicar mis obras. Yo soy el medio para su plasmación, pero puede que el mensaje implícito vaya más allá de mi propia interpretación…

AF: Me llamó mucho la atención la obra titulada Totem, además de tener un juego cromático y texturas únicas que le proporciona la cerámica en el cuadro, los ojos de la diosa alumbran. Es una obra que no sabemos si considerarla instalación, pintura o escultura. Puede hablarnos un poco de este cuadro, el porqué decide mezclar tantas técnicas en una y además lograr que funcione.

MV: Mi obra Totem es solo un avance de un tríptico aún más audaz, en el que estoy actualmente trabajando. Instalación, pintura, escultura… La labor del artista es crear… La definición de mi obra corresponde a otros, si bien muchos críticos me han expresado en diversas ocasiones la imposibilidad de definir y sintetizar en pocas palabras la gran variedad de estilos, elementos y propuestas que abarcan mis obras.

Un gran pintor y amigo americano, cuando le hablé del proyecto del tríptico en el que estoy trabajando, me dijo que esa era la gran idea del arte total que Wagner expresaba… Y lo hizo al contarle yo todo lo que abarcaba mi proyecto. Este tríptico parte de una estructura de madera compleja, sobre la cual van insertados los relieves cerámicos representando una deidad femenina central flanqueada por diferentes personajes y animales extraterrestres.

En sus manos portará un triángulo que será la entrada a un portal estelar cuya profundidad la conseguiré con ciertos efectos de luz electrónicos. El propio cuadro incorporará altavoces, una banda sonora original con los sonidos de las frecuencias de los planetas del sistema solar. Incorporará luces que cambiarán de color al compás de la música, y sensores de presencia.

¿Arte? ¿Instalación? Simplemente el deseo de ir más allá… de conseguir la simbiosis de muchas técnicas. De crear lo que no existe.

AF: Hay yuxtaposiciones de símbolos egipcios, sumerios y de otras culturas que se entretejen en un sólo paisaje. ¿Cuál es la finalidad de incluir lenguajes no convencionales a su obra?

MV: Como dije antes mi misión es “transmitir” mensajes, no necesariamente interpretarlos. Sé que hay complejidad y profundidad en el planteamiento de mis obras, y disfruto cuando veo que algunas personas se acercan muy bien a su interpretación. Yo prefiero observar sus intentos. Que opinen ellos, yo prefiero reír.

AF: Su trabajo actual en sus redes sociales, se puede apreciar la construcción de un cuadro de gran formato con un tema particular, que es la imagen de Jesús, el personaje más importante de la fe cristiana. ¿Por qué escogió la imagen de un personaje religioso en medio de sus temas de hadas, dioses y duendes, como la megaobra de su trayectoria?

MV: Mi visión de Jesús es mi proyecto de vida, y mi obra pendiente antes de morir. Me llevará varios años y ya ha comenzado. En realidad, soy muy consciente de que casi mis 50 años de labor artística, no son sino el aprendizaje necesario para abordar esta obra. No solo por su complejidad artística, sino por el mensaje arriesgado y poco convencional que pretendo transmitir, con mi particular visión de la importancia del mensaje crístico.

AF: Su trabajo tiene una rica exploración de técnicas y contenidos no convencionales en el mundo del arte, ¿eso lo convierte en un artista contemporáneo o cuál cree que es su posición en el arte actual?

MV: Mis limitaciones físicas y de edad, junto al peso mayor de mis obras, hacen que en la práctica físicamente mis obras se han expuesto muy poco, sobre todo mis obras más complejas e importantes que son las últimas. A nivel de difusión en las redes mis obras son un éxito total, y son respetadas y valoradas con muchos premios en cientos de portales de arte.

Odio la falsa modestia, sé que aportar una nueva técnica al mercado artístico tiene su valor. Sé que abordar visiones complejas llenas de reflejos de lo ancestral, tiene su valor. Sé que servir de canal entre las propuestas que yo considero vienen de otros planos, y nuestra realidad, tiene su valor, y sé que la complejidad de mis técnicas, la experiencia que he necesitado acumular para realizarlas y el enorme tiempo que dedico a mis obras, tiene su valor…

Creo pues que el valor de mi aportación al arte actual es alto. Que posiblemente esto solo se comprenderá cuando yo no esté. Que el mundo del arte está tan enrarecido y mercantilizado, que sin estar en primera línea de lo mediático todo es inútil. Pienso que mis trabajos son una rara avis que un día alguien rescatará. Pero nada de esto importa. Vivo sin lujos, salvo el gran lujo de hacer lo que quiero hacer. Crear y vivir mi pasión.

AF: ¿Cuál cree usted que sea el aporte más significativo que ha dejado su obra, en la ciudad de Granada y de España en general?

MV: Nadie es profeta en su tierra. Tengo muchos más seguidores en países tan lejanos como la India… Por desgracia, considero que mi reconocimiento vendrá antes de fuera, que de mi propio país.

AF: Su trabajo siempre se ha movido en el mundo de las artesanías y decoraciones de grandes espacios, ¿usted cree que ser considerado artesano o artista tiene alguna diferencia de estatus?

MV: Absurdamente las tiene. Un artesano maneja con dignidad y conocimiento su oficio. Muchos de los que hoy día pasan por “artistas” o se les denomina artistas, sólo saben chorrear pinturas y manchar lienzos… pero el status es diferente. Para mí un verdadero artista debe de tener un mínimo de conocimientos técnicos, previamente ser un verdadero artesano. Y artísticamente su técnica ha de ser impecable.

AF: ¿Qué puede decirle Valdif a los artistas empíricos que rechazan la idea de una academia?

MV: Que, si su creatividad no admite esperas, y sus resultados son buenos, explore sus propias vías. Pero que sea crítico consigo mismo. Si su talento no sobresale, que aprenda por medios convencionales. El oficio siempre le ayudará.

Todas las imágenes son tomadas de la página oficial del artista http://valdif-art.simplesite.com/, fotografías tomadas y autorizadas por el artista para esta entrevista.

Alejandra Fernández

Administradora de empresas y artista plástica. Actualmente reside en Santiago de Cali. Se ha desempeñado como promotora cultural en programas gubernamentales y empresas privadas de la industria cultural. Pertenece a la colectiva feminista Las Victorias, ha publicado crítica y reseñas de arte en magazines especializados en arte como Esto no es crítica y Atmostfear Entertainment.

Impactos: 126

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: