fbpx
Escafandra. Crónicas del desasosiegoVoz y verbo

Cuatro poemas de Rusvelt Nivia Castellanos

Cuatro poemas
de Rusvelt Nivia Castellanos

Rusvelt Nivia Castellanos (Ibagué, 1986)

Vacío apológico del vientre humano en la decadencia.

EN LA PESADILLA
La gente se confunde;
sus ojos se rayan, la demencia
los extravía en la borrasca,
el desaliento los envuelve.
Ellos van repletos de desidia;
sus soles se quiebran, la cólera
los empuja hacia el descontrol,
el vicio los comprime.
La muchedumbre se asfixia;
sus venas se dañan, la oquedad
los absorbe en la quietud,
el desespero los enfría.
Desunidos andan sin naturalidad;
sus halos se estallan, la apatía
los deja en la amargura,
el fracaso los consuma.

 

MUERTO EN VIDA
Un prisionero está ojeroso y
la soledad lo acaba, ella
arranca sus posibles destinos,
le apaga la vela del soñar.
Yace él contra su fuerza reprimido,
se sabe entre rejas, entre cadenas,
respira, pero no existe para nadie.
A solas, se va ahogando en el olvido,
constreñido bajo su desasosiego,
ve correr el deterioro de su vejez.
Menos el silencio ni lo salva,
hasta el extremo alcanza a vedarlo,
ser un preso rescinde su existencia,
tanto que termina por agujerarle la mente.

 

DE CONDICIÓN DRAMÁTICA
Te quiebras por pedazos; solitario,
flaqueas ante los remolinos,
tus corajes se vencen, porque la
tribulación supones espeluznante.
Desigual,
pierdes la estabilidad del ánimo,
compenetrando ofensas,
te consumes en absortas decepciones,
reteniendo malestares,
yerras hacia lo inconsciente,
por lo desorientado.
Te desplomas sin estar muerto; pávido,
prefieres empeorarte escondido,
tus pretensiones se descuelgan, porque
ya te abismas mareado.

 

GRAN CAOS
El barrio se halla grisáceo; los
moradores allá habitan como sonámbulos,
juntos suelen trabarse mucho hacia la decrepitud.
Yerran ellos en medio de bloques de cemento.
La quietud del día los envuelve en sopor;
así que se entregan a la inanición descarada y
pasa una brisa de hojas secas como si nada.
Las casas iguales perduran desvencijadas,
casi en su totalidad con las ventanas rotas,
entre adentros los jóvenes existen mareados.
A decepción las familias son dispares,
los introvertidos cogen hacia el encierro,
las madres eligen la sala para ver repeticiones.
Esta comunidad a destanto tropieza; ella
desviada se enreda en sus propias telarañas,
quedando varada por lo demasiado que ignora.
Disminuida a rastras lleva virus su gente.
Es el querer estar siempre anémicos y
lo peor viene a ser que esto corrompe, hasta
el pánico que llegamos a reproducirnos con liviandad.

Rusvelt Nivia Castellanos

Poeta y cuentista de la ciudad musical de Colombia. Es al mérito, comunicador social y periodista, graduado por la Universidad del Tolima. Segundo ganador del concurso literario Feria del libro de Moreno, organizado en Buenos Aires, Argentina, año 2012. A mayor crecimiento, fue premiado en el primer certamen literario de la Revista Demos, España, año 2014. De otra conformidad, mereció diploma a la poesía por la comunidad literaria Versos Compartidos, Montevideo, Uruguay, año 2016. Tiempo después, recibió un reconocimiento internacional de literatura, para el premio intergeneracional de relatos breves, Fundación Unir, dado en Zaragoza, España, año 2016. Posteriormente, por su obra artística de poemas, mereció una mención de honor en el parlamento internacional de escritores y poetas, Cartagena de Indias, año 2016. Más bien, recibió diploma de honor para el concurso internacional de literatura La Reconciliación y La Paz, Bogotá, Colombia, año 2017. Cuando con el tiempo, recibió nuevo diploma de honor en el certamen internacional de poesía y música, Natalicio de Ermelinda Díaz, año 2017. Y el poeta, fue ganador del primer premio internacional de relato corto de humor organizado por la entidad Ruiz de Aloza editores, España, año 2017

Impactos: 29

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: