fbpx

El disociado

Dayanna Urquiza (Bogotá, 2004)

¿Cómo se llega a la verdadera libertad que nuestro cuerpo limita?

 

No soy, no sé, no siento. ¿Cuándo me voy? Siento borrosa la identidad.

Nunca me gustó hablar con la gente, no sé qué responder. Tampoco me gusta el contacto físico, odio que me abracen, siento que me invaden, que me absorben algo de espíritu. Pero no soy del todo “asocial”, es más: soy un rey, el dueño de mi propio mundo, esa dicha me la proporcionó la tecnología, gracias a ella yo soy libre. ¿Que a qué libertad me refiero?, a la de mi verdadero yo. Nunca he entendido mi cuerpo, a veces me rasguño para sentir un poco de esta “realidad cableada”, mi cuerpo es solo un costal de “carne” que tiene encerrada a mi alma, por eso mi único propósito es el suicidio. ¿Por qué?, no es que esté arto de mi “vida”, como les decía, mi vida está en mi mundo virtual, pero tengo una misión, y es liberar al mundo. ¿De quién?, bueno, los ignorantes creen que somos el rebaño de burgueses, otros creen que los alienígenas nos dominan, yo, solo yo, sé que tenemos que salir de la Matrix. Las piedras, el agua, el amor, y en sí todo como lo conocemos es solo un algoritmo de programación, allí afuera hay máquinas que hicieron mal su trabajo, por eso mi cuerpo se siente disociado. En estos momentos estoy en un hospital psiquiátrico, me llamaron loco, pues intenté por mis medios y mi inteligencia convertirme en un cíborg, primero para saciar mi sed de superioridad ante todos, no solo en mi mundo virtual sino también en mi mundo “cotidiano y rural”. Por otro lado, es para entenderme como una máquina, pues allí afuera me enfrentaré con robots, lo sé porque lo he visto en sueños, es que es algo que estaba omitiendo, creo que alguien allí fuera de la Matrix me está dando pistas de cómo vencer a las máquinas desde adentro y desde afuera.

Mi invitación, a quien lea esto, es que no se estrese por sus insignificantes problemas, lo que usted considera realidad, es falso. Luche por suicidarse, le estaré esperando para ir a combatir juntos a los robots. Juntos salvaremos a las generaciones que vienen y les entregaremos un mundo nuevo, con un manejo sano de la virtualidad y la tecnología. Por favor, difunda este mensaje. Yo soy el mesías de la liberación tecnológica.

Carta encontrada en el hospital Santa Clara junto al cuerpo sin vida de Gary Monsalve. Tenía pilas en el intestino, la boca y el ano, saber de dónde las sacó, aún resulta un misterio.

Además de publicar en la Revista Sinestesia, he publicado en el proyecto Straversa y en la revista Antimateria de la Universidad del Rosario.

Impactos: 75

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: